Quemaduras: cuidados de enfermería.

La mayoría de las enfermeras, o personas en prácticas de cursos de enfermería, tarde o temprano tienen que llevar a cabo cuidados de enfermería orientados a quemaduras. Por esto hoy vamos a hablar sobre cuidados de esta situación. El indice de gravedad de una quemadura se define según su tamaño, la parte del cuerpo donde se ha producido, la edad y el estado físico de la victima. Las quemaduras son un  tipo de magulladura de tejidos blandos ocasionados por agentes físicos, químicos, eléctricos o radiaciones.

Las quemaduras por agentes físicos ( líquidos muy calientes, sólidos calientes y frío extremo) son muy habituales, según un curso de física, en el sector de hostelería.

 

Las magulladuras por agentes químicos son ocasionadas por derivados del petróleo, soluciones químicas ácidos y soluciones alcalinas. En cambio las quemaduras por agentes eléctricos son producidos por agentes radiactivos y descargas eléctricas. El porqué de este suceso se explica en cursos de quimica, que puedes estudiar aquí.

Las quemaduras se pueden dividir en tres grados:

  • Quemaduras de primer grado: en este tipo de quemaduras la magulladura solo afecta la capa superficial de la piel. Causa un enrojecimiento de la piel junto a una inflamación moderada.
  • Quemaduras de segundo grado: se lesiona la capa superficial e intermedia de la piel. Produce un dolor intenso, ampollas y una inflamación del área afectada.
  • Quemaduras de tercer grado: este tipo de quemaduras afectan a todas las capas de la piel incluso a veces al hueso y frecuentemente a los tendones. La piel se presenta seca y acartonada, no hay dolor a causa de la aniquilación del sistema nervioso y es necesaria la atención médica.

En ningún caso se aconseja que la quemadura esté en contacto con metales como el latón, que son una aleación, en este caso de cobre y zinc y pueden ser perjudiciales para la herida. Más información sobre componentes del latón, aquí.