Más casos de cáncer pero menos muertes

cancer

 

 

 

 

 

 

 

 

En España se diagnosticarán 227.076 casos de cáncer en 2015, 11.000 más que en 2012. Es la predicción para el próximo año de los datos publicados recientemente en el Informe GLOBOCAN 2012 elaborado por la Agencia Internacional para la Prevención del Cáncer (IARC), organismo especializado en esta enfermedad de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Estos son los datos sobre incidencia, mortalidad y prevalencia de cáncer más actualizados del momento a escala internacional.
Entre 1990 y 2011, la tasa de mortalidad por cáncer en nuestro país ha descendido un 13%, situándose en la media de los países de la OCDE. No obstante, todavía se encuentra por debajo de países de nuestro entorno como Francia, Italia o Alemania.
La administración de terapias oncológicas más eficaces junto con el diagnóstico precoz son los principales factores que han contribuido a este descenso. María José, paciente de cáncer de mama, recalca, además la necesidad de dar a conocer otros aspectos para el tratamiento de la enfermedad. “Una buena dieta alimenticia es un tratamiento complementario muy importante en la curación y prevención del cáncer, por ejemplo, se ha demostrado que el exceso de azúcar alimenta las células cancerígenas, al igual que estar mucho tiempo con antenas o en sitios con polución, por lo tanto es necesario dar a conocer estos conocimientos a la sociedad”.
La Organización Mundial de la Salud define esta enfermedad como “un proceso de crecimiento y diseminación incontrolados de las células”. Sin embargo, Pilar Garrido, doctora de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), señala además la importancia de la individualización del cáncer como un avance para su investigación. “Cada tipo de cáncer está asociado a unas alteraciones moleculares propias del tumor, es por ello que cada uno precisa de unas técnicas específicas para su tratamiento”. Este descubrimiento ha ayudado en los últimos años a avanzar en la investigación de cada uno de los tipos de cáncer, que a pesar de tener un origen común, tienen características diferentes.
Según estimaciones del informe de la IARC, cada año se dan 14 millones de casos de cáncer a nivel mundial, de los cuales a España le corresponden 215 mil, pero se estima que asciendan a los 227 mil el año que viene. La doctora Dolores Isla, secretaria científica de la SEOM, señala el envejecimiento de la población como uno de los factores determinantes de este incremento. El aumento de la población y la implantación de los test de cribado para el diagnóstico precoz también influyen ya que “condicionaría un mayor número de diagnósticos aunque sea en estadios tempranos de la enfermedad”.  Sin embargo, otros índices como el de prevalencia, que mide el índice de aparición de la enfermedad y su supervivencia, han incrementado y se espera que este ascenso continúe en los próximos años.
Por sexo, la incidencia es mayor en hombres que en mujeres y también lo es el incremento previsto para el próximo año. El de próstata, pulmón y colón son los más frecuentes entre ellos, mientras que en las mujeres el de mama, colon y cuello de útero son los más diagnosticados. En 2012, los tumores fueron la primera causa de muerte en hombres, con 296,3 fallecidos por cada 100.000, y la segunda en mujeres, con 180.
Por edad, la incidencia y mortalidad de cáncer es superior entre las personas mayores de 65 años con 130 mil afectados respecto a las 85 mil en el resto de la población, un índice de mortalidad de 76 mil personas frente a las  26 mil en menores de 65 años. El cáncer infantil, comprendido en edades de entre 0 a 14 años, cada año son diagnosticados 1.200 en nuestro territorio. Las cifras son esperanzadoras, pues según datos recientes del Registro Nacional de Tumores Infantiles (RNTI), el 80% de los niños que padecen un tumor cancerígeno superan la enfermedad. El índice de supervivencia a cinco años del diagnóstico ha incrementado un 43% durante los últimos 20 años, y es más elevada que la que se consigue en adultos. No obstante, el cáncer continúa siendo la primera causa de muerte por enfermedad en niños menores de 14 años. Los más frecuentes son la leucemia (25%), neoplasias en el Sistema Nervioso Central (19,6%), y linfomas (13,6%).
Pero esta enfermedad no son solo datos y muchas asociaciones tratan de luchar contra la desmitificación del cáncer como patología asociada al sufrimiento y a una situación terminal. La Organización Mundial de la Salud define el concepto de salud como “el estado de completo bienestar físico, psíquico y social”. Isabel Oriol, de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), resalta  el impacto en todas las esferas de la vida de un diagnóstico de cáncer, tanto en el ámbito psicológico, social, laboral y emocional de la persona afectada.
Según datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el 28% de la población española se encuentra en riesgo de exclusión social y el 40,9% de los hogares españoles no tienen capacidad para afrontar gastos imprevistos. Esta situación se complica con el diagnóstico de la enfermedad. Además apunta que con la crisis hay que prestar mayor atención a estos asuntos: “la coyuntura actual de la crisis que estamos viviendo agrava la situación de las personas cuando surge la enfermedad, es por ello que en los últimos años las demandas de ayudas sociales han aumentado un 52%”.
Es por ello, que en el avance para el tratamiento contra el cáncer la doctora Dolores Isla apunta a la investigación como base para lograrlo: “la investigación es básica para identificar terapias eficaces, y en oncología se investiga en la identificación de tratamientos cada vez más personalizados considerando el perfil genético de cada paciente que recibirá las terapias específicas según sus características moleculares”.

LA INTERRUPCIÓN DE LA CONEXIÓN CEREBRAL PRODUCE DISLEXIA

Dislexia

Según un estudio publicado en la revista Science, el origen de la dislexia, un trastorno neurológico que dificulta la lectura y el entendimiento de un idioma,  puede ser el resultado de una conectividad defectuosa entre dos regiones del cerebro.

Cuando una persona aprende a leer, su cerebro hace conexiones entre los símbolos y los componentes de las palabras habladas por escrito. Sin embargo, las personas que padecen dislexia tienen dificultades para identificar los sonidos del habla y asociarlos con los símbolos escritos.El estudio publicado por la revista Science indica que hasta el momento, la causa de este problema de aprendizaje se atribuía a una “representación mental defectuosa de las palabras”, en la que se incluyen los fonemas.

Bart Boets, psicólogo en la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica, y principal autor de esta investigación, realizó un estudio para confirmar esta hipótesis. Para ello, seleccionó a 45 estudiantes de edades comprendidas entre 19 y 32 años, de los cuales 23 tenían dislexia, y observó a través de una resonancia magnética, con el objetivo de conseguir imágenes en 3D de su cerebro cuando escucharan diferentes sonidos. Para estudiar las señales del cerebro, Boets y su equipo utilizaron una técnica nueva llamada ‘análisis de patrones multivóxel’, en la cual los participantes escucharon una serie de sonidos como “ba-ba-ba” o  “da-da-da”, y debían identificar cuál de ellos era diferente. Un ejercicio que, según científicos, requiere una buena representación mental de los diferentes fonemas.

Para sorpresa de los investigadores, la actividad neuronal en la corteza auditiva de los participantes con dislexia dio señales distintas para cada sonido. En cambio, las imágenes de su cerebro revelaron que los disléxicos tenían una reducida coordinación entre las cortezas auditivas y el área de Broca, área del cerebro responsable del procesamiento del lenguaje.  La diferencia en las reacciones de las personas que tienen dislexia y los que no sufren este trastorno neurológico se halló en la rapidez a la hora de responder, que según la investigación, las personas con dislexia respondían un 50% más lento. Sin embargo, Boets destacó que “sus representaciones fonéticas mentales estaban intactas”. Estos hallazgos revelan que las personas con dislexia no han distorsionado las representaciones neuronales de los sonidos del habla, y esto supone que el problema de la dislexia se encontraría en un defectuoso acceso de estos sonidos a la zona del cerebro encargada de procesar el sonido.

Boets espera que los resultados de esta investigación conduzcan a mejoras en los tratamientos y ejercicios para la dislexia, que tradicionalmente se han centrado en el fortalecimiento de las representaciones fonéticas. Fran Ramus, científico en la École Normale Supérieure de París, asegura que se trata de “la investigación más concluyente sobre la dislexia en cinco años” y que este estudio “ayudará a resolver teorías contradictorias sobre las causas de la enfermedad y desarrollar intervenciones específicas”.

Este descubrimiento, ante todo,  supone un cambio en la concepción del propio trastorno que pasa de ser un problema de la representación mental de las palabras a tener un origen en la conexión cerebral, y ayudará a investigar otros campos de la dislexia.

 

España se toma como referente en la formación a los MIR

20100903081755-mirPor mucho que nuestra sanidad esté pasando por uno de sus peores momentos debido a la cantidad de recortes que se están haciendo en materia sanitaria, España se toma como referente en toda Europa en lo que se refiere a formación de los MIR.
Esta idea es la que se ha alabado, estudiado y analizado en el primer encuentro europeo del Movimiento Vasco de Gama (MVdG) el primer movimiento a nivel Europeo que une a residentes y jóvenes médicos de familia. Este grupo de trabajo pertenece a WONCA, la Organización Mundial de Médicos de Familia y está formado por residentes europeos. Su trabajo se estructura en cinco grandes grupos destacando Investigación y Educación y fomentan el intercambio en el extranjero. En nuestro país, este movimiento es uno de los más activo.

Su lema: “One strong Voice for the Family Doctors of the 21st Century”  se ha querido resaltar la labor tan importante que los médicos especializados en medicina familiar hacen para la sociedad, considerando imprescindible el desarrollo profesional acorde a la formación recibida.

En el encuentro se dieron cita más de 300 médicos residentes y médicos de familia. Enrique Álvarez, el vocal de residentes de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria el objetivo de estas jornadas es impulsar la especialidad, el papel del residente en la misma y su proyección tanto a nivel personal como profesional. Añadiendo y haciendo un gran énfasis en que nuestro país cuenta con profesionales muy cualificados y que programas como el de formación continuada a distancia facilitan ampliar los conocimientos.